• Historia clínica y exploración física, para constatar la idoneidad para la realización del ejercicio físico.
  • Electrocardiograma de doce derivaciones, que nos permitirá confirmar la presencia de un ritmo cardiaco normal.
  • Análisis de sangre, con hemograma y bioquímica, para comprobar la normalidad de los parámetros más habituales.
  • Ecocardiograma para confirmar la ausencia de anomalías estructurales o funcionales en el corazón.
  • Prueba de esfuerzo o ergometría, para valorar la respuesta de la frecuencia cardiaca, la presión arterial, el electrocardiograma y los síntomas durante la realización del ejercicio.
Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de protección de datos política de protección de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted